Barragán, Torrente y el público